¡Envíos gratis! Tal cual, rápidos y gratis (sin pedido mínimo).

Cuál es la función de las mascarillas faciales

Las mascarillas faciales te aportan un extra de nutrición y equilibrio que mantendrán a raya los signos del envejecimiento. Además, podrás purificar tu rostro y estimular la producción de colágeno y reducir arruguitas de forma totalmente natural.

Su uso nos ayudarán a renovar y fortalecer las funciones naturales de la piel, además de hidratarla y aportarle las vitaminas y minerales necesarios para nutrirla en profundidad. Además, ayudan a oxigenar la piel y reducir considerablemente los efectos de la contaminación en nuestro rostro.

La mascarilla facial de granada es extra nutritiva y recupera las capas profundas de la piel, estimula su renovación y la reafirma. Si lo que necesitas es purificar tu piel con la mascarilla facial de uva notarás tu piel más equilibrada, suave, sedosa y lucirá como nueva en solo unos días.

Cuándo y cómo utilizar mascarillas faciales

Para obtener unos resultados óptimos, es necesario saber cuándo y cómo utilizar las mascarillas faciales. A diferencia de otros cosméticos, la mascarilla debe aplicarse al menos una vez a la semana. En el caso de nuestras mascarillas puedes usarlas tantas veces como quieras, son tan naturales y respetuosas con tu piel que podrás usarla con la frecuencia que tú quieras.

Lo ideal es aplicar tu mascarilla por las noches, cuando la piel se prepara para el descanso y la regeneración y oxigenación son más efectivas. Después de una buena limpieza y antes de la crema o sérum. Lo idea es aplicar la mascarilla con las yemas de los dedos evitando la zona del contorno de los ojos y labios. Cuando esté el resto de la piel cubierta la dejaremos actuar entre 10-15 minutos. Después, la retiraremos con agua tibia mediante ligeros movimientos y por último la secaremos utilizando una toalla suave.

×